Dial 99.9 FM

<< Principal >>

PROGRAMACIÓN - PROGRAMACIÓN - PROGRAMACIÓN
   
IDEARIO

La creación de Radio Luz de Valencia  (éste es el nombre de la emisora) está connotada esencialmente por el mandato de Jesús de evangelizar siempre y en todas partes. Y naturalmente, por el servicio al hombre destinatario de esa evangelización, radicado en un tiempo y en un lugar, es decir en una cultura.

 

Queremos apuntar la definición de un ideario básico para Radio Luz de Valencia. Este ideario se articula en torno a una serie de «fidelidades» o puntos inevitables de referencia.

 

Entendemos este proyecto de ideario no como un recetario, sino la definición de un talante y que el término fidelidad se debe entender como voluntad continuada de servicio a la finalidad que se pretende. En este caso: al Evangelio y al hombre.

 

 

EN DIRECTO  

 

En seis «fidelidades» sintetizo el ideario:

 

 

1. El hombre como destinatario.

2. El Evangelio como mensaje.

3. La Iglesia como ámbito

4. El tiempo como compromiso.

5. El lugar como cita.

6. La radio como instrumento

 

1. EL HOMBRE COMO DESTINATARIO

 

¿Somos conscientes de que el hombre es el destinatario de nuestros programas con el respeto y la dignidad que esa calificación merece?

La ausencia de publicidad de nuestro medio es un talante del deseo de no comulgar con el consumismo al uso. Deseamos más el diálogo que el consumo.

Este medio debe potenciar al hombre y a todo hombre. No puede ser un medio más de alienación, destruyendo al hombre en lugar de construirlo. Al convertir el «aquí» y «ahora» en categorías supremas desmantelan al hombre de los grandes valores permanentes y profundos. Lo hacen plano en lugar de hondo. El hombre debe ser la medida de todas las cosas.

Por tanto, todo que sea banalizarle, adocenarle, masificarle, inhibirle es un atentado contra el hombre. No puede estar presente en la programación de Radio Luz de Valencia.

A nuestro medio se le encomienda una amplia y contínua tarea ética: la de mejorar al hombre. Es una fidelidad que hay que tener muy clara. El cómo ejercersela sera cuestión de sensibilidad en cada momento.

 

2. EL EVANGELIO COMO MENSAJE

 

No basta una tendencia humana o humanistica aceptable. Radio Luz de Valencia es un instrumento de evangelización. Ahí está la raíz de su identidad. Radio Luz de Valencia ha de ser, por tanto, fiel al Evangelio como mensaje, como contenido que hay que proclamar y comunicar.

Evangelizar, por supuesto, no quiere decir predicar siempre. Ni mucho menos aburrir por encima de todo. El medio plantea sus exigencias.

Enseñar a vivir, a ser libre, a ser solidario, a ser comprometido, a ser crítico,en definitiva a ser hombre, es labor de evangelización. Pero lo es cuando se hace con referencia explícita al Evangelio ya que existen en el mercado otras muchas filosofías o ideologías que se proponen lo mismo, haciendolo desde sus mismas fidelidades. Lo nuestro no es la ideología, sino el menaje. No es la simple ética, sino el Evangelio. Es la Buena Noticia. Con Mayúscula.

 

3. LA IGLESIA COMO AMBITO.

 

Hoy no es suficiente una fidelidad al Evangelio. Es un punto de referencia al que se remiten personas, grupos e instituciones con resultados diversos.

Radio Luz de Valencia se identifica como emisora católica, por su fidelidad a la propia Iglesia católica.

Radio Luz de Valencia se debe mantener en el ámbito de la Iglesia para vehicular el pensamiento más contrastado y más cualificado. La fidelidad al magisterio no implica descalificación a otras formas de pensamiento.

No es una emisora oficial, pero que intenta ser fiel a esa Iglesia oficial. Radio Luz de Valencia no es portavoz del pensamiento oficial, siempre y en cada instante, pero haría mal en no ser altavoces de ese pensamiento. Si es cauce de Iglesia lo lógico es que corra por ellos el agua que mana de las propias fuentes.

Radio Luz de Valencia puede tratar de otras muchas cosas, pero no puede ser igualmente fiel a todas. Se pueden escuchar muchas voces, pero el destinatario tiene derecho a saber sin ambiguedades cuándo y a través de quién le habla la Iglesia.

 

 

4. EL TIEMPO COMO COMPROMISO

 

La atención básica a valores permanentes e inclusos trascendentes, no puede excluir una dimensión de estricta contemporaneidad. Este medio es ante todo un servicio, y un servicio que no sirva para lo concreto, para lo inmediato, para lo cotidiano, no puede decirse que sea tal servicio. En otras palabras desde Radio Luz de Valencia no podemos prestar un servicio etéreo. Tenemos que hacerlo presente y encarnado.

La fidelidad al tiempo exige que Radio Luz de Valencia esté presente en el tiempo que vivimos. La información y orientación debe articularse sobre los problemas reales y que interesan a los destinatarios.. Lo contrario sería practicar el angelismo o el absentismo. La dimensión de encarnación debe dar a nuestros programas la dimensión de historicidad.

Por consiguente, todos los afanes de los hombres de nuestro tiempo, todos los problemas, todas las esperanzas deben tener un hueco en nuestros programas.

Todo lo que acontece (lo que llamamos actualidad ingrediente fundamental de la radio), los grandes debates del momento (familia, enseñanza, la paz, manipulación de la vida, ecología, degradación de la naturaleza, la comunicación entre los hombres etc...) todo lo que constituye el entramado de la vida debe ser materia de Radio Luz de Valencia. Nuestros informativos deben ser fieles a nuestro tiempo.

La voluntad de aboprdar los problemas reales es la prueba de que queremos ser fieles a nuestro tiempo.

 

 

5. EL LUGAR COMO CITA

 

Junto a la categoría del tiempo existe la categoría de lugar. La de lugar de implantación se entiende. El aquí es muy importante.

Radio Luz de Valencia debe ser fiel al lugar humano y social de implantación: Valencia y su comunidad.

Hemos de ser sensibles a las peculiaridades regionales y locales. Una vez más hemos de ser fieles al hombre en sus circunstancias. Por ello es más importante lo cercano que lo lejano.

Radio Luz de Valencia se debe convertir en un factor dinamizador de nuestro entorno social.

Crear, animar, convocar, organizar, denunciar, promover tareas es función de Radio Luz.

 

 

6. EL «MEDIO RADIO» COMO INSTRUMENTO

 

Trabajar en Radio Luz de Valencia, aunque sea en régimen de voluntariado, no puede ser un juego. Nos hemos de profesionalizar.

Hemos de hacer un esfuerzo por conocer el medio radio.

Dado que que se trabaja en régimen de voluntariado, hemos de esforezarnos por ser más fieles a la «pobreza» de nuestros medios para demostrar desde ahí la máxima calidad.

Necesitamos profesionalidad. No podemos improvisar ––en este medio se tiende a improvisar y expresar lugares comunes, por falta de documentación y estudio–– y fiarnos de no sé qué inspíración superior, que aguardamos de nuestra pereza. De ahí la necesidad de la ascesis para escribir los propios guiones y estar preparados para afrontar el desafío de nuestro programa. Dentro de nuestra programación hemos de ser competitivos, repetuosos con el oyente y fieles al horario establecido..

Tengamos presente un lema: «Hacer un programa es fácil, la dificultad viene en los siguientes»

Hemos de producir calidad. Evangelio no es sinónimo de ramplonería.

 
 

<< Volver Principal >>

  © Copyright RADIO LUZ